Anuncios

BUSCA EN ESTE BLOG

lunes, 19 de octubre de 2009

Trucos de "La Mochila"


Viajar con la mochila a Europa al hombro es una aventura. Quienes elijen cargar sus cosas encima saben las ventajas y desventajas de ser un caracol. Aquí un pequeño listado de tips, consejos y recomendaciones que fuimos juntando. Una pequeña guía para los que se están preguntando ¿cómo armar la mochila? ¿Qué llevar? ¿Cómo moverse?





Para empezar tenemos que elegir una mochila. Las opciones son infinitas: más grandes, más livianas, con muchos bolsillos, soportes y ajustes. Ahora también hay muchos avances tecnológicos en la calidad de la tela, su resistencia y peso y en la optimización de la estructura general de la mochila. Para cada persona la mochila ideal es diferente. Ante todo hay que priorizar la comodidad (pues pensamos movernos con nuestra pequeña casa a cuestas por todos lados). Lo ideal es que cuando compremos nuestra mochila lo hagamos en un lugar donde nos asesoren teniendo en cuenta nuestra altura y peso.
Caminar con una mochila requiere una postura determinada. Cuando armamos bien la mochila, estamos siguiendo un eje, equilibramos el peso de un lado y del otro, y usamos todos los ajustes para que las cosas no se muevan adentro. Podemos casi imaginarnos un tetris, lo mejor es que todo encaje sin dejar espacios vacíos. Cuando nos ponemos la mochila debemos sentir que queda casi como si fuera parte de nuestra espalda. Las mochilas traen un ajuste que va alrededor de la cintura y que, en general, se puede ajustar. Este aditamento es fundamental: distribuye el peso de la mochila y lo carga, en lugar de sobre nuestras espaldas, directamente a nuestras piernas.
¡A ajustarse las mochilas y arrancar para Europa!




Entonces..
Vamos ahora a lo que todos se están preguntando: qué hay que poner adentro de la mochila. Algunos trucos y consejos para que la selección que hagamos sea optima y no andemos cargando cosas de más pero tampoco de menos.

Para empezar, realmente quiero hacer hincapié en el “adentro”. Algunos tenemos la imagen casi pintoresca de esa mochila enorme y colorida, de la que cuelgan unas zapatillas de una lado y una bolsa de dormir del otro. Muy simpático, pero, aparte de molestar a todos los que se nos acerquen con el olor de nuestro calzado, golpear a quienes nos cruzamos, el bamboleo de las cosas mal organizadas nos va a dejar con una dolorosa contractura.

Dentro de cada categoría van diferentes cosas dependiendo del tipo de viaje que hagamos (no es lo mismo ir a hacer playa a la Barra del Chuy, La Paloma , Punta del Diablo, haciendo dedo que recorrer los hostels europeos, jeje).
Primero hay ciertas cosas que son indispensables. Si lo pensamos seriamente no son muchas: básicamente la mochila y la bolsa de dormir. Si hacemos camping, la carpa es bastante importante.
Luego tenemos las cosas necesarias. Es decir, las cosas que por sentido común necesitamos para la vida diaria: la ropa y accesorios de higiene.
A continuación están las cosas convenientes. Son cosas que no usaremos todos los días, ni que por no tenerlas dejaremos de viajar, pero seguro harán nuestra vida más llevadera. (¡En esta categoría no entra la televisión!)
Por último hay cosas que sirven en casos de emergencia. Desde una simple lluvia hasta un accidente, hay cosas que son necesarias por si acaso.
Quizá también podemos hablar de cosas negativas, que son esas que realmente no nos harán falta y que mejor dejamos en casa.
Próximamente detallaremos qué son las cosas más importantes en cada categoría, especialmente algunos detalles a tener en cuenta respecto de cómo seleccionar la ropa que llevaremos de viaje. Mientras tanto, el mejor consejo que he escuchado: “si puedes hacer una mochila para una semana, te sirve lo mismo para un mes; y si te sirve para un mes ¡te sirve para seis!”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada